Este es un mes muy especial en Bolivia, porque es el mes de las madres. Cada 27 de mayo homenajeamos a ellas y motivos para hacerlo hay miles. La historia del porque fue elegida esta fecha para celebrar a mamá evoca el valor heroico de las madres bolivianas.

Se recuerda a las mujeres de Cochabamba que durante la Batalla de la Coronilla en 1812, un combate librado con motivo de la independencia del país, no dudaron en resistir y defender a sus familias y a la patria. Las mujeres al ver cómo morían sus esposos, hermanos y padres, decidieron levantarse en armas y pelear también contra el ejército realista. 

208 años después de aquellos hechos, la conmemoración del Día de la Madre Boliviana, toma también mucho sentido. Dicen que el día de mamá es todos los días, sin embargo, este año la conmemoración tendrá un mayor sentido.  El contexto de la pandemia del coronavirus volvió a poner a las madres en ese rol irrenunciable que tienen de protagonistas e indispensables.

La cuarentena y el aislamiento que revirtió la normalidad de nuestra vida cotidiana mostró una vez más las múltiples e ingeniosas facetas de mamá, heroínas con barbijo al cuidado de la salud de la familia.

Muchas mamás debieron salir a la calle a hacerle frente a la pandemia porque son enfermeras, médicas, policías, funcionarias o comerciantes, mientras las que sí pudieron quedarse en casa acompañaron en el hogar a sus hijos potenciando aún más ese papel de madrazas inigualables con un amor especial que no hay virus que lo detenga.

A todas las madres en su día nuestro homenaje y un recuerdo especial para aquellas que no están pero que llevamos en el corazón por siempre. ¡Feliz día!