El 1 de octubre pasado será recordado por todos los bolivianos como un día triste, pues fue cuando la Corte Internacional de Justicia – CIJ, luego de más de cinco años de litigio, concluyó que Chile no tiene la obligación de negociar una salida soberana para Bolivia al Océano Pacífico.

No obstante lo anterior, es pertinente recordar que lo que Bolivia pidió ante dicho tribunal supranacional, no es otra cosa que el restablecimiento de un daño ocasionado en 1879, mediante la usurpación alevosa, de un conflicto armado que nuestro país no provocó y que, producto de intereses económicos foráneos, derivó en nuestro enclaustramiento territorial.

Si bien el Derecho Internacional Público se basa en un andamiaje de principios y tratados en virtud de los cuales el fallo de la CIJ fue emitido, no podemos desconocer jamás que el fin último del Derecho, es procurar la justicia, definida acertadamente por el jurista romano Ulpiano como “la continua y perpetua voluntad de dar a cada quien lo que le corresponde”.

Asimismo es importante señalar que el Tratado de 1904, principal argumento normativo de Chile, no fue suscrito en un contexto de igualdad, cordialidad y buena vecindad, sino más bien con posterioridad a una guerra, por la que Bolivia quedó inestable económica, social y políticamente. No resulta comparable, pues, celebrar un acuerdo entre dos Estados, cuya finalidad es procurar el bienestar de ambos, como es el caso de un Tratado de Libre Comercio por ejemplo a firmar otro, como en 1904, cuando una de las partes ha sido abatida y vapuleada por la fuerza irracional.

Lo que debe quedarnos claro a todos los bolivianos, es que nuestra oportunidad de acudir nuevamente a cortes internacionales no se ha extinguido, que el perder una batalla legal no implica renunciar a nuestro anhelo de redención territorial y sobre todo, que nuestra esperanza debe permanecer inclaudicable, recordando siempre que lo único que procuramos no es otra cosa que se nos devuelva, lo que por justicia nos corresponde.

Iver von Borries
WAYAR & VON BORRIES, Abogados

contacto@wvlegal.com.bo
facebook.com/wvlegalbo