Sí, andan por ahí sueltos. Interactúan en empresas privadas tanto como en instituciones del Estado. No importa el tamaño de la organización. Siempre, de alguna forma u otra, se las ingenian para ingresar a la empresa y destruir todo. Parecen pacíficos pero no lo son. Sus acciones los delatan. O mejor dicho, para ser más específico, al terrorista laboral lo delata su inacción, su capacidad para permanecer sin hacer nada, y cuando aparecen los problemas –en especial aquellos que ponen en juego toda la organización- son los primeros en escapar como ratas en barco a punto de naufragar. El terrorista laboral tiene ciertas características propias de su detestable comportamiento:

No aportan ideas a la empresa. Sólo hacen su trabajo y punto. Qué piensen los jefes, dicen, para eso son jefes.

Toda acción tomada por la directiva de la empresa es una oportunidad para marcar una línea entre “ellos” y “los otros”. Viven marcando una línea gruesa entre los que dirigen y son dirigidos.

Cualquier beneficio económico temporal –y hasta accidental- es tomado como una batalla ganada o un derecho obtenido. Piensan más en el dinero de su bolsillo que en la caja de la empresa, que es bueno recordar, alimenta el bolsillo de sus contratados.
El terrorista laboral busca aliados que respalden o acompañen sus caprichos, ideologías y mañas, olvidándose que fue contratado para trabajar el 100 % de su horario laboral.

Buscan siempre el problema en la oportunidad. No desean más responsabilidades ni trabajo, sólo piensan en términos de dinero dentro de sus billeteras.

Piensan que la empresa es una asociación samaritana que debe responder a los problemas económicos personales de los empleados, algo así como un banco que no pide información y cede créditos sin intereses.

¿Por qué me puse a pensar en este tipo de personaje? Presiento que estamos frente a una temporada de “vacas flacas”. Épocas donde todos ponen el hombro para mantener a flote la empresa que les da empleo (esperando mejores marejadas), o donde estos terroristas laborales muestran su cara –la verdadera- y actúan como buitres sobre la carroña. Quizás esta es una buena oportunidad para identificarlos, y en un esfuerzo económico sin precedentes, liberarse de ellos. Recuerde el título de una película que años atrás causó furor: “Durmiendo con el

enemigo”. Nadie cuerdo sigue alimentando a alguien que en épocas de esfuerzo y sacrificio grupal…no duda en morderle la mano.

Ms. Pedro Cabrera M. Yegros
Consultor de Marketing
Conferencista
Capacitador de RR HH
cabrerapedro@yahoo.com
facebook.com/pedrocabrerayegros

Artículo anteriorBarrio de las Letras en Madrid
Artículo siguientePaseo por la biodiversidad de Bolivia
Destinos - Revista Oficial de Boliviana de Aviación (BoA) Fue creada para aquellos viajeros que persiguen una forma diferente de viajar, que buscan nuevos rumbos por conocer y explorar. Nuestros reportajes ofrecen la singular perspectiva de experimentados viajeros y aventureros, ilustrados con hermosas imágenes que te invitan a soñar y disfrutar de un sin número de lugares paradisiacos tanto en Bolivia, como en las rutas internacionales de la línea aérea: Argentina, Brasil y Perú. Cuenta además con artículos de diversas temáticas como turismo activo, gastronomía, biodiversidad y naturaleza, junto a guías prácticas, consejos y novedades. Nuestra revista es distribuida y leída por los pasajeros de todos los vuelos nacionales e internacionales de Boliviana de Aviación (BoA). En sus páginas a todo color, encontrará interesantes reportajes que tienen como principal misión, explotar la diversidad cultural y natural de Bolivia, posicionándolo como un destino turístico atractivo para el viajero. Destinos se actualiza de manera bimensual brindando de esta manera, un entretenimiento a bordo de primer nivel y con las últimas novedades, para todos los pasajeros de BoA.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here