Bolivia es uno de los países más ricos en biodiversidad, tanto en flora como en fauna, y con una gran diversidad ecológica, poblado de inmensas reservas naturales y paisajes reconocidos internacionalmente. Cuenta con más de 60 Áreas Protegidas y 22 Parques Nacionales, que ocupan el 16, 63% del territorio nacional.

Entre Parques Nacionales, Territorio Indígena, las reservas Naturales y de la Biósfera, junto a las Áreas Naturales de Manejo Integrado, hay un abanico de hábitats y espacios por conocer, recorrer y preservar.

Todas estas áreas están a cargo del Servicio Nacional de Áreas Protegidas, SERNAP, una institución del Estado Plurinacional de Bolivia encargada de salvaguardar todas las áreas protegidas del país.

La geografía del país hace que la riqueza de estos Parques sea diversa. Los diferentes climas y relieve, así como los variados pisos ecológicos propician que se desarrollen especies de plantas y animales y formen parte de una escenografía paisajística como pocas en el mundo.

El 6 de agosto se celebra un nuevo aniversario de la Independencia de Bolivia. Es por este motivo que desde la revista Destinos rendimos un homenaje describiendo a los pasajeros de Boliviana de Aviación su imponente riqueza natural. ¡Felicidades!

Santa Cruz – Parque Nacional Noel Kempff Mercado

El parque Noel Kempff Mercado, ubicado al norte del departamento de Santa Cruz, es un sitio de alto valor de conservación de bosques amazónicos, bosques secos y hábitats de sabanas. Existen 2.700 especies de plantas registradas aunque se cree que podrían ser 4.000. Son la mara, el roble, el cedro y la goma, además de abundantes palmeras de asaí, motacusillo, pachiuva, palma real, así como también una gran diversidad de orquídeas las que más se destacan.
Allí habitan también mamíferos, murciélagos y roedores característicos de bosques tropicales. En los bosques amazónicos existe la mayor diversidad de especies. Los mamíferos de mayor tamaño son dispersores de semillas y son los encargados de mantener la diversidad e integridad de los ecosistemas. De estos, 33 han sido clasificados como amenazados o en peligro de extinción. Un precioso lugar para descubrir por medio de excursiones o tours organizados con guías para no perderse nada de su riqueza.

Cochabamba – Parque Nacional Carrasco

El Parque Carrasco ha dado lugar a una variedad de ecosistemas a causa de su diversidad de pisos altitudinales y geografía, hecho que lo convierte en una de las áreas protegidas con mayor biodiversidad de Bolivia. Está ubicado entre las provincias del Chapare y José Carrasco, y tiene un clima cálido y húmedo, excepto en las zonas montañosas. Se estima que alberga a unas 3.000 especies de plantas, entre las que sobresalen la waycha, la kewiña y diversas especies de orquídeas. Es el hogar de especies de animales como el jucumari o el oso de anteojos, la taruca o venado andino, el águila arpía y el guácharo. Se sabe de la presencia de 12 especies de marsupiales, 64 de murciélagos, monos, roedores y otros, en total de 181 especies.

Posee una gran belleza paisajística dotada por la Meseta Caparuch, grandes farallones y cataratas como Arco Iris, El Encanto y Ahlfeld. Otros sitios que atraen turistas son La Pampa de Termiteros, las formaciones rocosas y los ríos. También existen sitios arqueológicos en la región de Piso Firme.

La Paz – Parque Nacional y Área Natural de Manejo Integrado Cotapata

Ubicado en el noreste del departamento de La Paz, en las provincias Nor Yungas y Murillo, el Parque Cotapata cambia de fisonomía gracias a su abrupta topografía, que va desde los 1.200 hasta los 5.600 metros sobre el nivel del mar; las diferentes elevaciones que permiten la existencia de distintos pisos ecológicos hacen que se encuentren en el lugar un sinnúmero de especies de animales y plantas, protegidas en un área de más de 40 mil hectáreas. Conviven así la trucha, anfibios, reptiles, serpientes, lagartijas, además de aves rapaces, colibríes y loros con mamíferos, como felinos y murciélagos, y se destacan las mariposas diurnas. También hay algunas especies amenazadas, como la taruka, el perrito de río, el jucumari, el puma y el cóndor. Su flora también es diversa: ficus, bromelias, helechos, orquídeas, musgos y los líquenes, y árboles como la Clethra, Clusia, Vismia. En algunas zonas hay bambú y bosquecillos abiertos de queñua y kishuara.

En el parque se pueden conocer sitios arqueológicos como el camino precolombino El Choro, de gran afluencia turística, así como ruinas y cuevas con pictografías.

Beni – Parque Nacional y Territorio Indígena Isiboro Sécure TIPNIS

Se encuentra en los departamentos del Beni y de Cochabamba, en los municipios de San Ignacio de Moxos y Loreto en el Beni y Villa Tunari y Morochata en Cochabamba. El clima, sus suelos y la altitud son los principales factores para que en las serranías subandinas se presenten múltiples especies de flora. Las partes más bajas están influenciadas por la dinámica hidrológica dando origen a numerosos paisajes y ecosistemas. Se han identificado 20 grandes formaciones vegetales, tres de ellas distribuidas en el sistema de serranías subandinas, cinco en el piedemonte y doce en la llanura aluvial, donde existen bosques, sabanas y humedales o pantanos. El Parque Nacional y Territorio Indígena Isiboro Sécure presenta varios ecosistemas al encontrarse entre las provincias biogeográficas de Yungas y Amazonía del Madeira, lo que genera una diversidad de especies, algunas amenazadas como el jucumari, la londra y el jaguar. Abundan los anfibios, insectos y peces. Al interior del área viven pueblos indígenas como los Tsimanes, Moxeños y Yuracarés. En este parque, la diversidad de la geografía permite realizar actividades como senderismo, rafting, camping, canotaje, pesca deportiva, safari fotográfico y observación de la flora y fauna.

Pando – Reserva Nacional de Vida Silvestre Amazónica Manuripi

Se encuentra al suroeste del departamento de Pando en la provincia Manuripi, en los municipios de Puerto Rico y Filadelfia. En la zona fueron registradas 436 especies de plantas. Aquí se encuentran frutos como la castaña, que convive junto al almendrillo amarillo, los árboles del yesquero, el palmar amazónico, el arrayán, la goma, la mara, la palma real, el motacú, el asaí, el palo balsa y el ambaibo. En cuanto a la fauna, la zona es profusa en anfibios y reptiles, entre ellos ranas, serpientes, lagartijas y cocodrilos. Allí también viven el jaguar, el puma, el tigrecillo, el gato montés, el zorro, el anta, el chancho de monte, el jochi pintado y el caimán negro. Los principales atractivos naturales al interior de la Reserva Nacional de Vida Silvestre Amazónica Manuripi son principalmente el río Madre de Dios, Lago Bay, Arroyo Malecón y Arroyo Tulapa. La actividad extractiva que se desarrolla al interior de la Reserva Manuripi referida al aprovechamiento de la goma y castaña son actividades interesantes para el desarrollo de las actividades turísticas.

Chuquisaca – Área Natural de Manejo Integrado El Palmar

Hábitat de la palmera “janchi coco” (Parajubaea Torrallyi), especie que alcanza los 30 metros y da sus primeros frutos después de 30 años, el Área Protegida de El Palmar de Chuquisaca es un gran atractivo turístico. Se desarrolla en un bosque de más de 59 mil hectáreas y alberga una variada flora y fauna, digna de visitar para los amantes de la naturaleza. Las variaciones topográficas y climáticas características permiten el desarrollo de varias especies de gramíneas y arbustos. Están presentes el Janchi coco, el pino de monte, la tipa, el arrayán, el duraznillo, el cedro, la quina quina y el aliso, entre muchas otras. El Palmar tiene su área de pastoreo de ganado caprino y bovino, y su fauna local la componen mamíferos, como jucumaris, pumas, roedores como la vizcacha, además de aves, reptiles, anfibios e insectos. También es el hábitat de la paraba frente roja, actualmente en peligro de extinción. El Bosque de Palmeras, el Río Grande, y las comunidades El Palmar y Molani, tienen excelentes paisajes para disfrutar.

Oruro – Parque Nacional Sajama

En plena Cordillera de los Andes, el Parque Nacional Sajama es uno de los destinos más importantes de Bolivia y es un reservorio de ecosistemas altoandinos. Es el sitio donde se ubica el volcán Nevado Sajama, inactivo, cuya altitud alcanza los 6542 msnm, una de las rutas más atractivas para los andinistas. En este parque habita una especie de la flora que solo se puede observar en lugares altos, las queñuas. También aloja a los nevados Payachatas, a la Laguna Huayñakota, aguas termales y la cadena de vertientes en ebullición, o géiseres de Juchusuma.
La vegetación es particular, adaptada a las condiciones climáticas extremas y a las colinas rocosas, con especies como la Festuca orthophylla, Stipa ichu, Azorella compacta y Polylepis tarapacana, Tholares pajonal distribuidos en las llanuras. En cuanto a la fauna, las especies características son los peces el burruchyalla y el suche, las aves como el suri, la parina grande y el cóndor, y mamíferos como el quirquincho, el puma, el gato andino y la vicuña. El atractivo del turismo, además del volcán, son las aguas termales, los recursos geotermales y el patrimonio cultural como los restos arqueológicos que allí se encuentran.

Potosí – Reserva Nacional de Fauna Andina Eduardo Avaroa

Ubicada en Potosí, la Reserva Nacional de Fauna Andina Eduardo Avaroa conserva una representación de la Puna Desértica; sus desiertos, salares y lagunas, son hábitats de especies de fauna y flora con características particulares. Es una gran reserva de flamencos, uno de los mayores atractivos para los turistas, vicuñas, del gato andino, el suri y varias especies de aves semi acuáticas y migratorias que llegan desde el hemisferio Norte a reproducirse en la Laguna Colorada u otros humedales del Área Protegida. Esto hizo que la Reserva sea nombrada como el primer sitio RAMSAR del país, realzando de esta manera su importancia como área de conservación biótica y cultural a nivel internacional. En cuanto a la vegetación se distinguen los bosquecillos de queñuas, bofedales y yaretales, todas especies adaptadas a las condiciones extremas del clima y al tipo de pradera de la región.

Su excepcional belleza hace que sea uno de los sitios más visitados por los turistas. Además de la Laguna Colorada, en la zona se encuentra también la Laguna Verde, aguas termales y géiseres. Ocupa un espacio de 7.147 km2, y alberga un Centro de Interpretación Ambiental y Ecológica, donde en diferentes salas se abordan temas de minería, geología, aves andinas, entre otras.

Tarija – Parque Nacional y Área Natural de Manejo Integrado Aguaragüe

Ubicada en la Provincia Gran Chaco, de Tarija, en los municipios de Villamontes, Yacuiba y Caraparí, la Serranía de Aguaragüe es una zona de bosque siempre-verde con especies típicas de los Yungas como el pino de cerro, el barroso, la guayabilla, el cedro, el nogal, el sauco, el laurel y la caña brava. En el piedemonte de la Serranía se encuentra un bosque xerófilo caducifolio, donde existen especies típicas como variedades de quebracho, el roble y el toborochi. Su fauna chaqueña incluye al oso hormiguero, el oso melero, el tejón, el zorro, el tigre o jaguar, la chuña y las pavas de monte. Las especies más representativas son el quirquincho bola, el peludo, la mulita, el chancho de monte y el pecarí de collar.

Tiene una diversidad de ecosistemas, que albergan distintas especies de flora y fauna, exhiben áreas naturales con selva, bosques de transición y bosque serrano hacia la extensa llanura chaqueña, áreas excelentes para desarrollar el turismo ecológico con potencial fotográfico. Las zonas más atractivas para los turistas son los senderos de antiguos caminos de herraduras, la cuesta de Sanandita, el Angosto del Río Pilcomayo entre muchos otros paisajes.